La llegada de un miembro más a la familia transforma los espacios donde la vida familiar se hace más intensa. La cocina, el dormitorio, la sala de estar y el automóvil familiar se van poblando de detalles que hacen evidente la presencia de un bebé. La seguridad y el bienestar son el binomio mágico que se pretende asegurar en cada compra que se realiza para satisfacer una necesidad relacionada con él.