Desde hace unos años la seguridad de los usuarios de automóviles se ha priorizado como elemento destinado a los mayores esfuerzos de innovación. El resultado ha sido muy positivo pues con un incremento anual casi constante de tráfico las cifras de accidentados graves no han dejado de disminuir.